Ortodoncia con Brackets

¿Qué son los Brackets?

Los brackets son pequeñas piezas que se colocan en la superficie de los dientes. Pueden ser fabricadas con distintos materiales y van unidas entre sí mediante arcos. Estos ejercen una presión que se transmite a los dientes gracias a los brackets y que hace que, mediante pequeños movimientos, se vaya corrigiendo la posición de las piezas dentales.

Tipos de Brackets:

Ortodoncia con Brackets metálicos

Los brackets metálicos están realizados en un material muy resistente y duradero. Y están recomendados para cualquier tipo de maloclusión o malformación dentaria. Además de ser la opción más económica  son menos voluminosos que los brackets de porcelana o transparentes.

Ortodoncia con Brackets de Porcelana

Con este tipo de brackes se corrigen los dientes desalineados y las alteraciones de mordida. Tienen la ventada de que son más estéticos, pues La porcelana no se pigmenta ni cambia de color nunca.

Ortodoncia con Brackets de Zafiro

Con este tipo de brackets se corrigen los apiñamientos dentales y las alteraciones de mordida. Su ventaja reside en ser el tipo de brackets con mayor estética, ya que son transparentes y, al igual que con la porcelana, no se pigmentan ni cambian nunca de color.

Ortodoncia con Sistema Damon

Es un tipo de ortodoncia que utiliza brackets autoligables que supone que, a diferencia de los aparatos dentales convencionales estos no necesitan las pequeñas gomas circulares que se ven en otros tipos de ortodoncia y que fijan el arco al bracket. En este caso se activan solos gracias a un sistema de pequeñas pestañas integradas en el bracket, que reciben la tensión del arco sin necesidad de estas ligaduras. Por ello su ventaja es que son mucho más eficientes desde el punto de vista mecánico y cómodos para el paciente.

¿Cuánto dura un tratamiento de ortodoncia con brackets?

La duración de los tratamientos de ortodoncia con brackets dependerá de cada caso concreto, pero en general puede durar alrededor de 18 meses, tras los cuales se iniciará el proceso de retención.

Esa fase es importante, ya que, tras retirar la ortodoncia, las piezas dentales tienden a volver a la posición que ocupaban antes de iniciar el tratamiento de ortodoncia. Por este motivo es esencial la colocación de retenedores fijos (láminas de alambre de grosor muy fino que se colocan en la cara interior de los incisivos de la arcada superior e inferior), así como llevar durante los primeros meses unos retenedores removibles (férulas transparentes) que eviten que los dientes se muevan.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *