ORTODONCIAS EN LOS HIJOS

Quizás alguna vez te has preguntado por qué hay tantos preadolescentes con ortodoncias. La gran ventaja de los tratamientos con ortodoncia tempranos es que no solo corregimos una mala posición de los dientes, sino que prevenimos posibles defectos maxilares a tiempo aún cuando están en fase de desarrollo.

Lo normal es que el uso de una ortodoncia empiece a considerarse desde el momento en que una niña o un niño empieza a cambiar los dientes. Las revisiones en esta edad son muy importantes.

Un cambio demasiado prematuro o demasiado retardado de los dientes de leche puede ser motivo para pensar en un tratamiento con ortodoncia. También el uso prolongado del chupete, los dientes demasiado espaciados o apiñados, los dientes mal posicionados o sobresaliente, algunos malos gestos o hábitos, o incluso una mordida defectuosa. Por ejemplo, hay niños que debido a una mala posición mandibular se ven obligados a masticar solo por un lado, y si este hábito no queremos que devenga cefaleas o dolores cervicales es importante equilibrarlo cuanto antes.

Existe un tratamiento con ortodoncia llamada Interceptiva que se aplica cuando nuestros hijos combinan dientes de leche y dientes definitivos. Se recurre a ella cuando es necesario corregir malos hábitos en circunstancias hereditarias o casos extremos como agenesia dental (es decir la falta de alguna pieza dental). Algunos tratamientos están destinados a corregir tamaños y posiciones de huesos durante el crecimiento, mientras que otros tratamientos más convencionales buscan corregir dientes definitivos.

Cuando los preadolescentes presentan demasiado espacio entre los dientes, hacen ruidos raros al hablar o masticar, tienen problemas de pronunciación, o presentan mal formaciones debido a que durante la infancia han abusado del uso del chupete o la succión digital, también hay síntomas para pensar en un tratamiento con ortodoncia.

Ante la duda, el primer paso es siempre venir a que hagamos una revisión. Una visita a tiempo, tanto en ellos como en nosotros, siempre va a prevenir muchos problemas y reducir muchas molestias y gastos futuros.

¡Te esperamos!

¿FUMAS? ESTO TE INTERESA

Si eres fumador crónico probablemente tengas asumido que hay un montón de aspectos relacionados con tu salud que se van a ir deteriorando. No es por meter presión. Sabemos que no es fácil soltar el hábito. No obstante nos encontramos en la obligación de informar de los efectos perjudiciales que tiene el tabaco sobre la salud oral para contribuir tanto a la prevención de enfermedades como a evitar que el tabaquismo siga ganando terreno.

El estado de tu salud en general y oral en particular está directamente relacionado con la cantidad de cigarrillos que fumas diariamente. Alguien que fuma mucho es mucho más propenso a sufrir enfermedades en las encías, tinción de dientes y lengua, un progresivo deterioro del aspecto de sus sonrisa, mayores dificultades a la hora de corregir problemas dentales, también mayores tiempos de curación tras cirugías dentales, pérdida progresiva del olfato y del gusto, y lamentablemente, cáncer oral.

el tabaco mancha los dientes, los vuelve amarillentos y hasta marrones, y esas manchas no son fáciles de eliminar. Requiere limpiezas regulares, blanqueamientos y a la larga probablemente tratamientos con carillas dentales. Sin embargo, no hay nada que vaya a perdurar si el hábito persiste. Todo será en vano.

Una persona fumadora multiplica por cinco las probabilidades de padecer algún tipo de cáncer oral o lesiones precancerígenas. Piensa que el tabaco es el principal responsable del cáncer en el labio, en la encía, en la lengua, la boca y la garganta. No hace falta especificar los efectos del cáncer.

Si el cáncer nos parece una meta lejana, también conviene saber que las heridas simples de la boca cicatrizan mucho peor y por lo tanto están más expuestas a dolorosas infecciones. En caso de que en algún momento fuese necesaria una cirugía (una extracción o un implante, por ejemplo), los tiempos de recuperación y las probabilidades de infección también van a multiplicarse.

El tabaco causa sarro. El sarro aparece en la base del diente, lo reconocerás por esas placas negras que se entienden y que son imposibles de quitar por tus propios medios. Despacio pero con toda seguridad el sarro va descomponiendo el diente hasta afectar a la sujeción de este y pone en riesgo los dientes en sí pudiendo causar la pérdida de piezas. Una vez más, el sarro puede ser eliminado pero si el tabaquismo persiste, el sarro volverá. reproducirse.

Dejar de fumar es posible, y es realmente sano. Si quieres conocer el estado actual de tu salud oral, nos gustaría invitarte a que te pasaras por la clínica a que te hagamos un chequeo en profundidad. La primera visita es completamente gratuita y quizás encuentres las razones que necesitas para animarte a dejarlo definitivamente.

Recuerda que nos encanta verte sonreir ;-)

¿ESTÁS PENSANDO EN COLOCARTE LOS DIENTES?

Disponer de una sonrisa perfectamente alineada está cada día más al alcance de todo el mundo. Y los alineadores transparentes de invisalign han revolucionado los tratamientos de ortodoncia principalmente porque evitan muchas molestias y son mucho más estéticos logrando el mismo resultado y en el mismo tiempo que los tradicionales brackets.

Como puede que sepas, los invisalign son algo así como unas férulas de quita y pon hechas de plástico transparente que han de llevarse en la boca todo el día excepto cuando comes. Es muy importante mantenerlos siempre limpios, por lo que no solo debes cuidar la higiene de tu boca sino también de tus manos al manipularlos. Precisamente la higiene y la limpieza son dos factores en los que invisalign ha marcado una gran diferencia respecto de los tratamientos anteriores que obligaban a una limpieza mucho más tediosa debido a su permanencia en los dientes. Curiosamente, el hecho de que no se pueda comer con las férulas puestas hace que los pacientes incorporen una disciplina en cuanto al picoteo entre horas.

Para limpiarlos se usan cepillos de dientes suaves y un producto especial que mantiene su transparencia. No se deben nunca limpiar con otros productos que no sean los indicados. Con ellos puestos no se puede comer, pero sí se puede beber, y en teoría también se puede fumar, pero es bastante desaconsegable fumar porque el humo del tabaco puede teñir las férulas y volverlas más opacas. Lo mismo ocurre con el alcohol y otras bebidas como el café, el té, la Coca-Cola, etc.

Cada una de las dos férulas está especialmente diseñada para cada una de las arcadas de dientes, por lo tanto no son intercambiables la de arriba y la de abajo. Se ponen como mucha felicidad aunque son bastante frágiles, por lo que es importante manejarlos con cuidado y sobretodo no morder con ellos puestos si no estás seguro de que están bien colocados. También hay que evitar limpiarlos con agua muy caliente porque pueden deformarse.

El primer paso para iniciarte en este tratamiento es venir a la clínica y hacerte un estudio en elq eu calculemos mediante una simulación cuánto tiempo hará falta que lleves colocados los alineadores. Cuando el tratamiento está listo para ser empezado, recibirás una cajita con tus alineadores que te servirá para guardarlos y mantenerlos siempre bien localizados y en perfectas condiciones. Las férulas se irán renovando cada semana hasta concluir el tratamiento.

En la mayoría de los casos normales, los tratamientos suelen durar entre 12 y 18 meses, dependiendo un poco del estado del paciente y siempre se logran resultados muy satisfactorios. ¿Te estás pensando arreglar los dientes? ¿Por qué no te pasas para que te echemos un vistazo y puedas conocer todos los detalles del tratamiento? ¡La primera consulta es gratuita! Te esperamos.

CÓMO DISFRUTAR DE UNA SALUD ORAL PERFECTA

Claramente, una boca perfecta es aquella que no solo luce de maravilla sino que además disfruta de una excelente salud. Según la OMS la boca perfecta es aquella en la que no hay dolor, infecciones, cáncer, enfermedades de encías, caries, trastornos en la masticación, patologías que limiten las funciones orales, ni falta ninguna pieza dental. Gran parte de la salud oral depende de mantener a raya las bacterias que están presentes en la boca debido al constante intercambio entre el interior y el exterior.  Las bacterias pueden proliferar y desestabilizar nuestro estado de salud, y para que eso no ocurra es esencial incorporar una serie de hábitos de cuidado diarios. Recuerda que un buen estado de salud general siempre empieza por la boca.

Primer consejo: ven a. vernos al menos dos veces al año. Aunque nuestros hábitos de higiene sean correctos, siempre hay medidas o cuidados que nosotros no somos capaces de auto aplicarnos. Por ejemplo, para eliminar el sarro es imprescindible venir a la clínica y llevar a cabo un tratamiento específico. Pero a parte de los tratamientos, es esencial la labor de prevención que hacemos en la clínica. En cada visita vamos a examinar a fondo tu boca y hacer una valoración general no solo de cómo estás sino de qué podría estar ocurriendo en tu boca sin que te des cuenta.

El cepillado es la gran medida higiénica que no puede faltar después de cada comida. Nunca, jamás, bajo ningún concepto, deberíamos acostarnos sin lavarnos los dientes porque es en esas horas, en las que disminuye el flujo de saliva, donde se dispara el riesgo de caries. Y no solo has de cepillarte, sino hacerlo correctamente: con movimientos circulares, con el cepillo correctamente inclinado, incidiendo también en las encías, con la presión adecuada, evitando el cepillado horizontal y obviamente con un buen cepillo, no desgastado y bien limpio. Si no tienes un cepillo a mano, puedes comer algún caramelo o chicle con xilitol para ayudar a limpiar en cierta medida los dientes.

Tras el cepillado es muy recomendable limpiar las zonas interproximales

con seda o hilo dental o bien con un irrigador. ¡No te olvides de limpiar tu lengua! En ella se acumulan muchísimos restos de comida y por lo tanto proliferan los microorganismos. Y tras la lengua es momento de enjuagar la boca para remineralizar, higienizar y reducir la acidez. Es importante tener en cuenta que el enjuague en ningún caso sustituye al cepillado.

Y dicho todo esto, no es más limpio el que más limpia sino el que menos ensucia. Por eso también es esencial cuidar la alimentación. Reduce el consumo de azúcar y carbohidrato, de alcohol y de sustancias capaces de manchar o teñir los dientes. Si  eres fumador, ya sabes, y por favor, piensa en. beber agua en lugar de otros refrescos o bebidas.

El cuidado de la salud oral también pasa por incorporar una férula de descarga que evite el bruxismo y cuide los dientes por la noche. Y por supuesto, si tienes alguna afección en la boca, deja de posponerlo. En CLÍNICA DENTAL ARGEME trabajamos todos los días para que luzcas una bonita sonrisa y estaremos encantados de recibirte. ¡Recuerda que la primera visita es gratuita!

¿TUS DIENTES PRESENTAN MANCHAS BLANCAS?

Algunos pacientes presentan manchas blancas en los dientes no demasiado estéticas. Son debidas a la llamada HIPOPLASTIA del esmalte o hipoplastia dental, y básicamente son un efecto provocado durante el proceso de formación de los dientes –antes del nacimiento– en el que se ha producido una carencia de mineralización del esmalte o bien el esmalte dental no se ha formado correctamente.

Dependiendo del grado de hipoplastia, la afección puede adquirir diversos aspectos que pueden ir desde pequeñas manchas blanquecinas hasta grandes áreas de tinción color marrón pasando por cavidades a lo largo de la cara del diente –con el común denominador de que todos estos estos escenarios responden a una estéticas indeseable.–

El esmalte dental es una de las capas o niveles que conforman nuestros dientes y es esencial para la protección contra patógenos externos. Lógicamene, una alteración que provoca que tengamos menos esmalte de lo normal, hace que tengamos unos dientes más vulnerables y eleva el riesgo padecer  caries, gingivitis, periodontitis, supuraciones, etc. Esto quiere decir que unos dientes con hipoplastia son unos dientes que precisan unos cuidados más exhaustivos, unos hábitos de higiene muchos más rigurosos y una alimentación más controlada para asegurar que reducimos el riesgo ante alimentos potencialmente dañinos.

La causa concreta de la hipoplastia parece estar en una exposición demasiado alta al flúor, sin embargo otras hipótesis apuntan a malnutriciones, infecciones, efectos secundarios de medicamentos, y hasta fiebres en el momento del desarrollo del esmalte. Aunque es una afección extendida sobretodo en niños pequeños, a veces también se producen en personas adultas, y las causas no están claras del todo. Para los casos más leves, se suele recurrir al blanqueamiento para igualar las diferentes tonalidades de los dientes, a la microabrasión para eliminar esos ronchones que pueblan la superficie del diente y al sellado detal para ayudar a proteger los dientes afectados. En casos más graves, la solución pasa por colocar coronas o carillas que den a nuestros dientes un aspecto totalmente nuevo.

Conviene tener en cuenta que la hipoplastia es más frecuente en dientes de leche, pero una presencia de hipoplastia en dientes de leche debe alertar al paciente sobre sus hábitos de cara a la erupción de los dientes definitivos. En cualquier caso, la hipoplastia es una afección que pone en riesgo no solo el aspecto sino también la salud de nuestros dientes y que conviene estar bajo vigilancia de profesionales. Si es tu caso, ¿por qué no te pasas a que te echemos un vistazo y te hagamos algunas recomendaciones? Recuerda que la primera consulta es gratuita.

LA MASTICACIÓN

¿Crees que masticas adecuadamente?

Los odontólogos llamamos a la masticación o a la relación de contacto entre el maxilar superior y el maxilar inferior oclusión.  Y para nosotros, la oclusión debe ser funcional, de lo contrario hay un problema o varios problemas de salud oral y se ha de corregir.

Los odontólogos llamamos a la masticación o a la relación de contacto entre el maxilar superior y el maxilar inferior oclusión.  Y para nosotros, la oclusión debe ser funcional, de lo contrario hay un problema o varios problemas de salud oral y se ha de corregir.

En la masticación funcional no solo intervienen los dientes; también los músculos del cuello, los músculos de la cabeza y las articulaciones. Y la interacción ideal de estos elementos permite una masticación cómoda, sana, fluida y estética, sin descompensaciones, y una mejor comunicación. Por el contrario, una masticación disfuncional provoca el rápido desgaste del esmalte, el acortamiento de la longevidad del diente, fricciones incómodas, pérdida de la función mecánica de la masticación, y probablemente también bruxismo y tensiones musculares en la mandíbula y cuello.

Para evaluar la calidad de la masticación atendemos a diversos aspectos como la posición, el contacto, el desplazamiento y movimiento de los elementos que intervienen en la oclusión siempre bajo un estricto conocimiento anatómico. Y una vez analizado el aspecto de la masticación del paciente hay varios tratamientos –con resinas e incluso con ortodoncia– que ayudan a rectificar posibles defectos para redirigir las fuerzas masticatorias en la dirección correcta.

En CLÍNICA DENTAL ARGEME podemos ofrecerte información completa sobre tu oclusión, encontrar las causas a molestias y recomendarte los tratamientos más eficaces y asequibles dependiendo de tu caso. Nuestro objetivo es que disfrutes de una salud bucodental perfecta. Recuerda que nos encanta verte sonreír, así que ¿por qué no te pasas a que te echemos un vistazo? ¿Y lo tranquilo que estarás cuando salgas? ;-) ¡La primera visita es gratuita!

¿QUÉ TAL TIENES LAS ENCÍAS?

Hablamos muchas veces de las encías como elemento esencial de la salud bucodental –tan importantes como los mismos dientes–, y lo que mejor ilustra su importancia son las enfermedades que se originan exclusivamente en las encías.

La gingivitis y la periodontitis son enfermedades llamadas periodontales muy habituales y relacionadas entre sí que tienen su origen en la hinchazón, irritación y sangrado de las encías. Vamos a verlas con más detalles.

La gran diferencia entre gingivitis y periodontitis es el nivel de gravedad de la enfermedad; básicamente se trata de la misma enfermedad pero en estados diferentes. La gingivitis afecta a las encías, es reversible y no deja secuelas, y su tratamiento pasa por un cuidado de los hábitos bucodentales diarios.

En cambio la periodontitis presenta un mayor alcance de daños, llega a afectar al hueso y a la sujeción periodontal, y en muchos casos no es reversible y termina por provocar la pérdida de piezas dentales.

Las enfermedades de las encías tienen su origen en la higiene bucodental diaria. No seguir la rutina de 5 pasos contribuye a que el riesgo de esta enfermedad sea mayor. Por si alguien s e ha despistado, los 5 pasos son: cepillado, seda dental, limpieza de lengua, irrigador bucal y enjuague. Sin embargo hay otras causas que también contribuyen a la aparición de estas enfermedades: el consumo de tabaco, una dieta desequilibrada, la edad, debilidades del sistema inmunológico, el consumo de ciertos fármacos, cambios hormonales bruscos e incliso malas oclusiones debido al apiñamiento de dientes.

Tener las encías irritadas no es normal, es razón suficiente para venir a visitar nuestra clínica y, como ya hemos visto, una solución a tiempo puede revertir un proceso que en caso de no solucionarse podría desembocar en una enfermedad grave irreversible.

Si al cepillarte o al examinarte tú mism@ sientes algún tipo de molestia en las encías, presta cuidado a la higiente diaria y vente a que te echemos un vistazo. ¡La primera visita es gratuita!

¿SABES QUÉ HACER SI TE DAS UN GOLPE EN UN DIENTE?

Son muchas las causas que pueden provocar roturas o lesiones tanto en los dientes como en los tejidos blandos: caídas, impactos, accidentes mientras se practican deportes. Este tipo de traumatismos son relativamente frecuentes –especialmente en menores de edad hasta 12 años– y pueden provocar una gran diversidad de daños, desde pequeños problemas superficiales a la pérdida de piezas dentales.

Una contusión en un diente es motivo para venir a la clínica de urgencia. Hay que tener en cuenta que aunque el diente no sangre o no se mueva, puede haber sufrido daños internos que afecten a la encía, al esmalte o incluso la dentina que debemos descartar mediante radiodiagnóstico.

Los golpes pueden provocar que los dientes se muevan, la drástica modificación de uno o varias piezas dentales, roturas y también heridas sangrantes en el interior de la boca. Golpes fuertes pueden afectar a la pulpa dental e incluso la rotura o fractura de la corona provocando un gran dolor.

En caso de impacto o accidente lo primero es venir a vernos cuanto antes. MUY IMPORTANTE: si hay un trozo de diente que se nos ha desprendido o incluso un diente entero, debemos hacer lo posible por conservar la pieza o el fragmento desprendido para tratar de unirlo nuevamente. En caso de que haya daño interno, es probable que haya que practicar una endodoncia para poder reconstruir el diente sin dolor. En los casos más extremos quizás haya que retirar los fragmentos irreversiblemente deteriorados y sustituir el diente perdido por un implante. Y a parte del tratamiento que precisen los dientes, habrá que examinar los posibles daños a las encías y al hueso.

Así que, por favor, mucho cuidado con los dientes. Y si por desgracia sufrimos un accidente, es importante no entrar en pánico, saber reaccionar y venir a la clínica cuanto antes.

¿CREES QUE NECESITAS SACARTE UNA MUELA?

PODEMOS SALVAR LA MUELA MEDIANTE UNA ENDODONCIA.

Cuando como consecuencia de una caries o incluso un golpe la destrucción de una muela provoca un gran dolor muchos pacientes, ya desesperados, se inclinan a pensar que la única solución pasa por la extracción. Pero afortunadamente hay otra opción, y es “insensibilizar el nervio de la muela afectada” mediante una ENDODONCIA.

La gran ventaja de esta alternativa es obvia: nos permite conservar la pieza dental sin dolor para poder reconstruirla. La endodoncia limpia a fondo la muela dañada y sella los conductos de la pulpa del diente para evitar dolor y futuras infecciones. Con la muela protegida del dolor y el deterioro, se puede pensar en reconstruirla. La endodoncia es un tratamiento muy extendido con un gran índice de éxito y de rápido resultado. El alivio que supone es muy alto y sobretodo nos aleja de la posibilidad de perder una pieza dental.

Si tienes fuertes molestias en una muela, quizás ha llegado el momento de que vengas a que te echemos un vistazo. Recuerda que la primera visita es gratuita y que ¡nos encanta verte sonreír! Llámanos y resuelve cualquier duda que tengas.

¿SIENTES MOLESTIAS EN LAS ENCÍAS?

No es raro. Tres cuartas partes de la población mayor de 35 años sufre algún tipo de. patología en las encías. Y eso que solo nos preocupamos por ellas cuando ya las sentimos inflamadas o directamente sangran. Las encías son esenciales, y debemos cuidarlas tanto como a los dientes. De hecho, en gran medida, es en las encías donde podemos medir nuestro nivel de salud en la boca. Las encías han de tener buen aspecto: sonrosada, con piel de naranja, sin sangrado, amplia en su zona de cobertura del diente (es decir, no retraída), sin olor y resistente al roce. Si tus encías están inflamadas, molestan en algún sentido al roce o la presión, supuran algún tipo de líquido o sangre, están coloradas, están demasiado lisas, huelen o directamente no sujetan bien el diente… entonces es momento de que vengas a que te echemos un vistazo.

Las encías se cuidan con una correcta higiene diaria, los famosos 5 pasos de la rutina: cepillado, seda dental, limpiador lingual, irrigador bucal y enjuagues. Es imprescindible eliminar la película de bacterias que cada día crece en nuestros dientes y encías. Si a estos cinco pasos sumamos una visita al dentista cada 6 meses podemos estar seguros de que mantendremos las afecciones de encías a raya. Piensa que hay estadios de mantenimiento de la salud que no puedes llevar a cabo en casa porque precisa de técnicas avanzadas. Si descuidas tus encías, lo más normal es que ciertos síntomas den paso a una gingivitis que puede derivar en periodontitis y con ello poner en riesgo la vida del diente.

Así que ya sabes. No debes de mirarte el estado de tus encías y ven a vernos en cuanto tengas alguna duda. La primera visita es gratuita y nos encantará atenderte para que salgas de aquí con una espléndida sonrisa. ¡Nos gusta verte sonreír!